World Heroes

Sophie Scholl, la joven heroína

 

 

 

Sophie Scholl fue una de las miles de personas que fallecieron durante el nazismo. Ella fue una persona que pasó a la historia por defender unos ideales en la Alemania Nazi. Scholl se convirtió en un símbolo de libertad y lucha por los derechos humanos.

Sophie Scholl

Nació el 9 de mayo de 1921 en la ciudad alemana de Forchetenberg (República Alemana de Weimar). Sus padres la educaron desde el luteranismo y humanismo para que fuera una libre pensadora. Su infancia fue feliz debido a que su familia vivía momentos agradables y podía asistir a la escuela. Cuando tenía doce años el nazismo se extendió por todas las instituciones alemanas. Sophie se unió a las Juventudes Hitlerianas aunque rápidamente las dejó al ver que no congeniaba con los ideales que proponían.

Entonces se produjo uno de los hechos que más la afectó: detuvieron a sus hermanos y amigos. Sophie vio como cada vez los alemanes tenían menos libertad. Su vida dió un vuelco y se empezó a centrar en la filosofía y tener ideas propias. Durante 1940 presentó el trabajo “La mano que mueve la cuna, es la que mueve el mundo” en la que hablaba sobre las libertades. Los siguientes años los pasó trabajando en un jardín de la infancia cuidando de los más pequeños aunque después se fue a la guerra como profesora de enfermería. En 1942 empezó a cursar biología y filosofía en la Universidad de Múnich.

Conforme pasaba el tiempo se fue integrando en el grupo de amigos de su hermano Hans; todos ellos compartían unos ideales y gustos culturales. Este grupo de amigos estaban en contra de las prácticas de os nazis hacia los judíos: deportaciones, campos de concentración y guerras. Decidieron rebelarse contra el gobierno dirigido por Adolf Hitler.

Pensaron que podían hacer contra el gobierno nazi, decidieron crear una organización de lucha pacífica por los derechos humanos llamada La Rosa Blanca. Hans, hermano de Sophie, fue uno de los fundadores e intentó que ella no entrara aunque no pudo evitarlo. Continuaron actuando contra las actividades de los nazis y distribuyendo panfletos dónde argumentaban el porqué no querían el nazismo en Alemania. Eso sí, lo hacían todo desde el anonimato debido a que si eran descubiertos serían castigados. Durante una manifestación en la Universidad de Múnich algunos miembros de La Rosa Blanca fueron detenidos, entre ellos Hans y Sophie Scholl. Se los llevaron y les hicieron largos interrogatorios para sacar la máxima información. Al cabo de unos días fueron declarados culpables de alta traición.

Los nazis decidieron decapitarlos durante el 22 de febrero aunque eso no paró la actividad de La Rosa Blanca que continuó con sus actividades y difundiendo panfletos contra Hitler.

¿Conoces alguna heroína? Cuéntanos su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *